MES DE MAYO EN HONOR A LA VIRGEN

En el mes de mayo honramos a la Virgen María y reconocemos su grandeza y divinidad. Este mes debemos dedicarle una especial atención a Ella, aumentar nuestra devoción y vivirla verdaderamente. Este es uno de los principales motivos por el cual hemos realizado esta tarde en el patio del colegio, todos juntos, un sencillo pero emotivo acto en el que hemos pedido a Nuestra Madre que guíe nuestro camino para encontrar a Dios. Un camino de comprensión hacia los que nos rodean, de amor y entrega a los demás, de ilusión por estar cerca de Ella y de oración, lleno de esperanza y de fe, porque María está siempre con nosotros, nos acompaña en nuestro camino de cada día. Podemos pensar en ella como una madre buena y una amiga incondicional que nunca nos abandona. Cuando recordamos momentos difíciles, en los que lo hemos pasado mal por cualquier situación, la presencia de María en nuestra vida, hace que nuestro corazón se llene de esperanza.

 

Ella nos enseña a perdonar y amar. En el camino de la vida, tenemos que estar siempre alegres, regalando sonrisas a todas las personas. Todos queremos tener cada vez más amigos y sólo depende de nosotros. Si somos personas alegres y comprensivas tendremos muchos amigos y amigas. También haremos felices a todos los que nos rodean.

Igualmente, y a lo largo de todo el mes, vamos a seguir recordando a Nuestra Madre entrando a la capilla del colegio cada semana y teniendo una pequeña reflexión sobre Ella, intentando ofrecerle el mejor regalo: imitar sus virtudes y adoptarlas como nuestro estilo de vida, siendo de este modo la mejor manera de demostrarle nuestro amor.

 

A continuación, mostramos el guion de la reflexión que cada semana se va a utilizar en la capilla con los alumnos del colegio.

 

1ª semana

Motivación:

                Todos los días deberíamos dar gracias a Dios por todo lo bueno que tenemos. Muchos tenemos la suerte de vivir con nuestra madre. Otros la tienen lejos o en el cielo, pero todos sentimos su ayuda y cariño. ¿Cómo se lo podemos agradecer? Siendo cariñosos, ayudándola más, siendo estudiosos, con un gracias… En nuestra oración, vamos a tener presente a todas nuestras madres.

 

Canción: “Eres tan buena”

Madre, eres tan buena,

Madre, eres humilde,

Madre, te doy mi alegría

y toda mi vida y mi ilusión. (Bis)

 

Y llegas tú a mi corazón

dejando huella de tu amor,

Madre, tú eres amor. (Bis)

 

Caminaré tras los pasos

que me llevan hacia Dios,

María, sigo a Jesús. (Bis)

 

En el colegio rezaré,

en donde quiera que tú estés,

María, te cantaré. (Bis)

 

Reflexión:

                En la canción “Madre eres tan buena” se nos describe a María con una serie de adjetivos: buena, humilde… Pero lo más importante es que se trata de una verdadera “MADRE”. La palabra mamá es, quizás, la palabra más bonita de nuestro lenguaje. Es seguramente también, la primera que aprendemos y la última en olvidar. Cuando decimos mamá, se nos llena el corazón de amor, gratitud, sacrificio y confianza. Nuestra mamá nos acompaña en muchos de los momentos más importantes de nuestra vida y seguramente, junto a papá, la única persona que nos perdona de forma “incondicional”. Cuando somos pequeños, nos acuna entre sus brazos, nos protege. En nuestra juventud, nos aconseja, se preocupa de que podamos llegar a ser buenas personas y nos ayuda en nuestras dificultades. Nuestras madres, siempre están cuando nos sentimos tristes y solos. También en los momentos felices. Su trabajo no entiende de horarios o de vacaciones. Siempre tienen tiempo para amar, para reír, para enseñar. Cuando no está, es como un día sin sol

 

Preguntas:

  • ¿Cómo es tu madre?
  • ¿Qué puedes hacer para que se sienta más amada?
  • ¿Ayudas a mamá?
  • ¿Escuchas sus consejos?

 

Oración a María:

Querida Madre.

Acompáñame todos los días.

Ayúdame a portarme bien

y ser un buen hijo, servicial y atento

para lo que necesiten mis papás.

Quiero ser un buen hermano,

que no discuta ni me pelee tan fácil

por cosas que no son importantes.

Échame una manita en los cosas de la escuela

y ayúdame a tener siempre

una sonrisa para todos los que me rodean.

Ayúdame a vivir haciendo el bien,

como le enseñaste a tu hijo Jesús.

Ayúdame a ser como Él y quererle con el alma y la vida.

 

AMÉN

 

2ª semana

Motivación:

                Los cristianos nos acordamos de nuestra Madre a lo largo de todo el año, pero mucho más en el mes de mayo por ser tradicionalmente dedicado a María. Muchos de nosotros nos acercamos a la iglesia para regalarle una oración o una flor. En este mes las iglesias se llenan de flores en honor a María.

 

Canción: “Flores a María”

Flores, flores,

Flores yo te vengo a dar. (Bis)

 

Flores, yo te vengo a ofrecer,

a ofrecer a ti María,

flores muy bonitas,

flores que nunca marchitan.

 

Yo te vengo a ofrecer

la flor de la esperanza,

flores de alegría,

flores de sonrisa.

 

Madre te vengo a ofrecer

las flores de la fe,

flores de justicia,

amor, paz y vida.

 

Quiero ofrecerte también

las flores de nuestros cantos,

flores de ilusión,

de esfuerzo y trabajo.

 

Flores que nunca marchitan…

por ti.

 

Reflexión:

                Vamos a analizar el texto de “Flores a María”, para ver qué tipo de flores son las que se ofrecen:

                Flores que “NO MARCHITAN”

                Flores de esperanza

                Flores de alegría

                Flores de sonrisas

                Flores de justicia

                Flores de paz

                Flores de amor

                Flores de ilusión

                Flores de esfuerzo

                Flores de vida

                Flores de trabajo

 

                ¡Qué importante es dedicar a María, un poquito de nuestro tiempo cada día! Para dedicarle una oración, un canto o una hermosa flor. No hace falta que vayamos a buscarlas al prado, jardín o a una floristería. Las flores más hermosas se encuentran en nuestro corazón. María nos acompaña cada día, nos cuida, nos anima y nosotros debemos amarla u quererla de igual manera. Para agradecerle su presencia y cariño constante.

 

Preguntas:

  • ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de la canción?
  • ¿Has entendido su mensaje?
  • ¿Qué flor le regalarías a María?
  • ¿Qué significa “flores que no marchitan”?
  • ¿Rezas a María, todos los días?

 

Oración a María:

Querida Madre.

Acompáñame todos los días.

Ayúdame a portarme bien

y ser un buen hijo, servicial y atento

para lo que necesiten mis papás.

Quiero ser un buen hermano,

que no discuta ni me pelee tan fácil

por cosas que no son importantes.

Échame una manita en los cosas de la escuela

y ayúdame a tener siempre

una sonrisa para todos los que me rodean.

Ayúdame a vivir haciendo el bien,

como le enseñaste a tu hijo Jesús.

Ayúdame a ser como Él y quererle con el alma y la vida.

 

AMÉN

 

3ª semana

Motivación:

                En muchos momentos de nuestra vida a veces, nos sentimos perdidos u sin ilusión. Pensamos que nos va todo mal y perdemos la esperanza de encontrar una solución a nuestros problemas. Esta canción nos dice que si tenemos fe en María, si nos ponemos en sus brazos y nos dejamos guiar por Ella, nuestras esperanzas pueden volver, porque si Ella está con nosotros no tenemos por qué tener miedo. Es muy fácil tener fe cuando todo nos va bien en la vida; cuando tenemos padres que nos cuidan y protegen, cuando tenemos buenas notas o cuando nos quieren y aprecian todos los compañeros y amigos. Lo difícil es amar y conservar la fe en Jesús en los momentos difíciles. Pero justo en esos momentos es cuando debemos de amar más, como María. Las olas, el viento o la tempestad son momentos malos de la vida, pero como bien dice la canción si Ella está cerca, si confiamos en María, si no perdemos la fe, nada nos pasará. No debemos de tener miedo. Debemos confiar más en María, en su amor y generosidad. Nunca nos abandona aunque vengan malos momentos.

 

Canción: “Velero”

Madre, Madre buena,

yo te quiero hoy cantar.

Eres tú la luz,

que alumbra la oscuridad.

 

Guíame hacia tu amor,

enséñame lo que es amar,

háblame, quiero aprender,

ser velero al atardecer. (Bis)

 

Madre, eres la vela

que me lleva en este mar.

Y las olas me arrastran

pero tú me salvarás.

 

Guíame en este mar,

enséñame a navegar

háblame, quiero aprender

ser velero al atardecer. (Bis)

 

Reflexión:

                ¡Cuántas veces en los momentos difíciles de nuestra vida nos sentimos tristes! En esos momentos, debes mirar a tu alrededor y darte cuenta de todas las cosas maravillosas que te rodean. Quizás así, descubras todo lo bueno que tienes. Hay personas que se pasan toda la vida quejándose. Lo bonito es disfrutar de la vida y confiar en María y en Jesús en los momentos difíciles.

 

Preguntas:

  • ¿Confías siempre en María y en Jesús?
  • ¿Qué haces cuando estás triste? ¿Rezas?
  • ¿Qué significa “eres la luz, que alumbra la oscuridad”?
  • ¿Qué frase te ha gustado más de la canción?

 

 

Oración a María:

Querida Madre.

Acompáñame todos los días.

Ayúdame a portarme bien

y ser un buen hijo, servicial y atento

para lo que necesiten mis papás.

Quiero ser un buen hermano,

que no discuta ni me pelee tan fácil

por cosas que no son importantes.

Échame una manita en los cosas de la escuela

y ayúdame a tener siempre

una sonrisa para todos los que me rodean.

Ayúdame a vivir haciendo el bien,

como le enseñaste a tu hijo Jesús.

Ayúdame a ser como Él y quererle con el alma y la vida.

 

AMÉN

 

4ª semana

Motivación:

                Cuando vamos a la iglesia o a la capilla de nuestro colegio o parroquia, vemos siempre la figura de María. Muchos son los niños que se acercan para darle un beso y contarle sus preocupaciones.

                ¿Quién es para ti María?

 

Canción: “Un beso para María”

Un beso para María,

un beso te quiero dar,

una flor y un abrazo

yo te quiero regalar

Mua, mua… María,

un beso te quiero dar.

Mua, mua… María,

yo te quiero regalar.

 

El mundo te necesita,

El mundo te pide paz,

Tú, madre buena,

Nos auxiliarás,

Mua, mua… María,

un beso te quiero dar.

Mua, mua… María,

yo te quiero regalar.

 

Reflexión:

                Si alguna cosa sabemos de la Virgen María, es que era comprensiva y amable. Dijo “Sí” al ángel Gabriel, para que se cumpliera la voluntad de Dios. María, confió en Dios. Él quiere, que seamos buenos, que ayudemos a los demás y que confiemos en Él como lo hizo María. María, era una joven buena y humilde que vivía en un sencillo pueblo, y Dios la escogió para ser la madre de un niño, pero no de un niño cualquiera sino del Hijo de Dios, Jesús.

 

Preguntas:

  • ¿Confías siempre en Dios?
  • ¿Qué crees que Dios quiere de ti? ¿Lo haces?
  • Ser bueno y ayudar a los demás ¿son acciones relacionadas?
  • ¿Ayudas a los demás?
  • ¿Crees que Dios o la Virgen nos ayudan y protegen?
  • ¿Quién es para ti la Virgen María?

 

Oración a María:

Querida Madre.

Acompáñame todos los días.

Ayúdame a portarme bien

y ser un buen hijo, servicial y atento

para lo que necesiten mis papás.

Quiero ser un buen hermano,

que no discuta ni me pelee tan fácil

por cosas que no son importantes.

Échame una manita en los cosas de la escuela

y ayúdame a tener siempre

una sonrisa para todos los que me rodean.

Ayúdame a vivir haciendo el bien,

como le enseñaste a tu hijo Jesús.

Ayúdame a ser como Él y quererle con el alma y la vida.

 

AMÉN

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies